SEGMENTO (MEDIO AMBIENTE) 

GUATEMALA SEPTIEMBRE 2016

En un pueblo de Uruguay ya funciona la primera escuela pública autosustentable

Jaureguiberry, de solo 400 habitantes y ubicado a 80 kilómetros de Montevideo, ostenta el privilegio de ser la primera comunidad en Latinoamérica en contar con una escuela pública totalmente autosustentable, construida a partir de la utilización de materiales descartables como botellas, latas, cartón y neumáticos viejos.  en la medida que es absolutamente autosuficiente en energía eléctrica, agua potable y calefacción concretando una idea desarrollada por un conjunto de personas, cuya sensibilidad hacia la preservación del medioambiente les permitió concebir un proyecto innovador, que diera cobijo a los primeros pasos de la capacitación y formación de futuros ciudadanos.

Dicha Escuela, recibe una matrícula de 34 alumnos, desde el nivel inicial hasta 6° año, atendidos por dos maestras. Sin embargo, la expectativa está centrada en que, paulatinamente, el número de escolares que concurran al centro educativo crezca hasta alcanzar el centenar anual. La obra innovadora, se realizó mediante el reciclaje de materiales reunidos por los vecinos de la zona, con la colaboración de unos 100 voluntarios que llegaron de 30 países, quienes trabajaron durante un mes y medio soportando el caluroso verano que vivió la costa canaria. Asimismo, fue invalorable el aporte de distintas instituciones públicas y el apoyo de empresas privadas. En la construcción sustentable de 270 metros cuadrados –que estuvo a cargo del arquitecto estadounidense Michael Reynolds, Director de Earthship Biotecture- se utilizaron 2.000 neumáticos, 5.000 botellas de vidrio, 2.000 metros cuadrados de cartón y 8.000 latas de aluminio. Tiene tres aulas, dos baterías de baños y otros servicios.

La construcción demandó un total de 7 semanas, MuchoS de los colaboradores viajaron para aprender el método constructivo de Earthship, asegurando la posibilidad de replicar esta experiencia en otras partes de nuestro país y la región, Reynolds, un reconocido arquitecto estadounidense, realiza sus proyectos basado en el concepto de que los hogares y edificios "tienen que responder a las necesidades del ser humano".

Bajo esta premisa fundó su propia comunidad en el desierto de Taos, en Nuevo México, y comenzó a proyectar un método constructivo que permitiera a las personas ser más independientes, "gracias a una relación armoniosa e inteligente con la naturaleza". La idea de Reynolds es vivir en mayor armonía con el entorno, en hogares en los que se aprovechen y reutilicen desechos que hoy representan un desafío para el ecosistema, "sin renunciar al confort y mejorando la calidad de vida".

Las construcciones proyectadas por Reynolds se encuentran en lugares tan diversos como Sierra Leona, Australia, Escocia, Bélgica, España, Francia, Holanda Canadá, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Argentina y México, entre otros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Sus edificaciones están diseñadas para generar energía eléctrica, calefacción, agua corriente y alimentos orgánicos, en tanto que para su construcción se reutilizan diversos desechos como neumáticos, latas y botellas.TAGMA, la organización que impulsó la construcción de la escuela, es una entidad sin fines de lucro, conformada por técnicos y profesionales que trabajan de forma voluntaria "con la misión de construir y habitar el mundo de formas más sostenibles, en una lógica de intercambio con la naturaleza que se traduce en mejor calidad de vida".

"Nuestro objetivo con este proyecto fue impulsar e implementar un modelo de escuela cuyo corazón sea un edificio autosustentable, que minimice costos operativos y facilite aprendizajes significativos sobre innovación y sustentabilidad para toda la comunidad", dijo Espósito.  "El proyecto comenzó hace casi ya cinco años cuando descubrimos el documental El Guerrero de la Basura de Raynolds y vinculamos el trabajo de él con la necesidad de escuelas públicas en el Uruguay", dijo Espósito. Explicó que la generación de energía eléctrica de la escuela se realiza a través de paneles fotovoltaicos, que forman parte de un sistema de energía construido por Earthship.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



El agua potable surge de agua de lluvia y se utiliza en distintas instancias y filtrados de por medio, para el consumo, los baños y el riego. Un 60 por ciento de los materiales utilizados en el edificio son reciclables como neumáticos, botellas de vidrio y de plástico, latas y cartón, en tanto que existe un 40 por ciento de materiales que son tradicionales.

La construcción fue una instancia educativa, de taller de aprendizaje, sobre la metodología de Earthship y para ellos se abrieron 20 cupos con becas para uruguayos, 40 cupos para gente en Latinoamérica y 40 cupos para gente fuera de Latinoamérica, explicó Espósito en el video explicativo del proyecto. Los becarios fueron divididos en dos grupos, los que recibían clases en español y los que las tenían en inglés, una día un grupo tenía clase teórica y el otro trabaja en la obra y así alternativamente.

Francesco Fassina, un de los voluntarios que viajó desde Europa explicó que el principio de las construcciones Earthship, "es que son edificios vivos, ósea que interactúan con los fenómenos naturales del viento, el sol, el calor, la temperatura, la ventilación. El principio es que estos edificios cuiden a las personas y no sean las personas las que tienen que cuidar al edificio".

"El beneficio más grande fue poder ser parte del proyecto y participar de un cambio", apuntó Fassina.

IMAGINAR LO IMPOSIBLE

La electricidad es generada por paneles fotovoltaicos y molinos de viento. El techo del edificio tiene una superficie destinada a la recolección de agua de lluvia, que posteriormente se almacena en cuatro tanques, desde los cuales pasará al proceso de potabilización. Asimismo, la estructura cuenta con invernaderos internos, que permitirán la producción de alimentos y plantas.

La estructura fue concebida de tal forma, que ofrece diversas herramientas a los maestros para planificar y ejecutar distintos proyectos educativos en los que estarán involucrados los escolares. Los responsables primeros de la iniciativa, recordaron que al comienzo “fue como pensar en un viaje a la luna”, pero “con este proyecto pudimos dejar de protestar y comenzar a construir”, porque “creamos una escuela pública igual a la que hubiéramos querido cuando éramos niños. Lo que sucedió aquí es una demostración de lo que puede conseguir el relacionamiento humano”.

los niños sostienen que “con las botellas que no usamos y otros materiales construimos una escuela pública”.

medio ambiente

COMPARTIR

medio ambiente

CONTÁCTANOS

TELÉFONO
(502) 5517-6226
SÍGUENOS
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
Tu marca puede estar aca,
y ayudar a construir proyectos de calidad.
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now